Reseña “¿Dónde estamos?” del profesor Gay de Liébana

Hace un mes, paseando entre libros vi este ejemplar en una mesa y rápidamente me llamó la atención. Tanto por el título como por el autor, José María Gay de Liébana, profesor de mi universidad, la Universidad de Barcelona. Es Doctor en ciencias económicas y sociales y en derecho. Gay de Liébana es muy conocido por sus apariciones en la televisión dando su punto de vista de la realidad económica y ser capaz de explicar qué está sucediendo de forma sencilla.

Al leer el título y la contraportada quise comprarlo enseguida porque me parecía muy interesante ya que sugería que daba una visión actual de cómo está España en lo que economía se refiere. Ahora, después de haberlo leído, el libro no me ha defraudado nada y, de hecho, ha superado con creces mis expectativas.

El autor, nos da una visión macroeconómica de España, comentando uno por uno los datos macros más importantes de un país (PIB, inflación, paro…) de los últimos años, ayudado por gráficos y comparados con otros países. Uno de los temas que indaga en profundidad es el del mercado laboral y el gran problema que hay. También toca temas tan importantes como la deuda, la excesiva pobreza que hay en España, la Unión Europea… Por tanto, con el libro podemos tener una visión de la salud económica española y ver todos los temas de actualidad.

Mi intención no es entrar en profundidad en el contenido del libro, no pretendo que las reseñas sean resúmenes de los libros, sino más bien una opinión de que me ha parecido. En este caso, me gusta que el autor da en todo momento su opinión de cada tema y habla  de forma directa y sin tapujos, criticando o alabando a quien sea o lo que sea. Además, ofrece una visión un poco pesimista (o al menos comparada con la que nos intentan transmitir desde el Gobierno) de la economía española. Estamos progresando a poco a poco, pero aún quedan muchas cosas que mejorar y hay que ir con cuidado en decir que España ya está recuperada.

Muchos os estaréis preguntando a ver si es un libro fácil de leer y si se necesitan muchos conocimientos económicos. A mi, personalmente, me ha parecido que es un libro con una prosa muy bien escrita y entendible. En cuanto a conocimientos, no hace falta saber demasiado, de hecho, seguro que aprendéis muchas cosas nuevas. Solo es necesario saber algunos conceptos como PIB, deuda pública, inflación…  Todos ellos explicados en este blog, por cierto.

En definitiva, es un gran libro que te explica la situación económica de España de forma clara y concisa. El autor consigue hacer un texto muy bien escrito pero fácil de entender a la vez. Hay que recalcar que es un libro que se tiene que leer ahora, porque dentro de un año, por ejemplo, habrán sucedido nuevos eventos económicos y los datos  se habrán movido hacia una dirección u otra.

Reseña “Un paso por delante de Wall Street” de Peter Lynch

un paso por delante de wall street

Peter Lynch es uno de los gestores de fondos más conocidos y respetados en el mundo de la inversión. Entre el 1977 y 1990 estuvo como gestor del fondo Magellan en Fidelity Investments, consiguiendo un 29,7% de rentabilidad media anual, labrándose una espectacular reputación en el mundo de las finanzas. La filosofía de inversión de Peter Lynch es de largo plazo, más concretamente Growth Investing, es decir, invertir en empresas en crecimiento. Ha escrito tres libros de inversión: “ One up on Wall Street” , “Beating the Street” y “Learn to earn”.

El libro que hablaré hoy es el primero, “One up on Wall Street”, que a principio de este año (2015) la editorial Deusto publicó la versión en español, traducida por Ramon Vilà, con el título “Un paso por delante de Wall Street”. En este libro, el autor nos ofrece su método de inversión de una manera muy simple, con un lenguaje básico y al alcance de todos. Por tanto, es un libro apto para todo el público interesado en el mundo de la inversión sin demasiado conocimientos en la materia. Eso sí, para poner en práctica este sistema sí que se necesitan conocimientos financieros, así como una cierta práctica en el mundo empresarial. A continuación, al hablar del contenido del libro, ya explicaré el porqué.

Peter Lynch nos explica que se fija en una empresa a partir de su experiencia personal como consumidor de los productos y/o servicios que ofrece ésta. Pero evidentemente, no es el único criterio que utiliza para decidir su inversión, sino solo el inicio. Después es necesario iniciar una investigación sobre la empresa: profundizar sobre su historia, cómo empezó, cómo ha ido evolucionando, información sobre los directivos y por supuesto hacer un análisis de los balances, cuentas y ratios financieras. Pero hay que tener en cuenta que no es suficiente con hacer una investigación del pasado, también hay que saber cuál es su plan estratégico de futuro y analizarlo. Es por eso que antes decía que se precisaban conocimientos económico-financieros tanto para la lectura de balances y cuentas, como para el cálculo de ratios, así como tener una cierta visión empresarial.

En el libro nos da una serie de parámetros para poder identificar valores con una buena proyección como que tenga un nombre poco atractivo, que se dedique a una cosa aburrida, que haya pocos analistas siguiendo la empresa… Me llamó la atención dos cosas: la primera, la palabra Bagger (proviene del béisbol) y que él la utiliza para referirse al crecimiento del valor. Es decir, una 10-bagger es una acción que ha multiplicado por 10 su precio desde que se compró, por ejemplo pasando de 10€ a 100€. Es una terminología inventada por él mismo y que va utilizando en su obra. La segunda cosa, es que según el autor, un inversor aficionado tiene mayor ventaja que uno profesional de Wall Street.

A lo largo del libro el autor va mostrando ejemplos de la realidad y, sobretodo, explica experiencias personales, tanto buenas como malas. Hecho que me parece importante, porque normalmente se suele explicar los éxitos de uno mismo, pero nunca los fracasos. En este caso el autor va narrando los errores que ha ido cometiendo en su vida profesional. De esta forma nos permite ver ejemplos reales de su método y así poder ir aprendiendo de sus aciertos y errores.

¿Qué es el balance de situación?

balance

En las noticias es común que al hablar de empresas se mencione el balance de situación, el activo, el pasivo, el patrimonio neto… Si tiene un pasivo excesivo, si tiene un activo poco líquido o frases de este tipo. En esta entrada explicaremos qué es el balance de una empresa, sus partes y el vocabulario más básico que le rodea.

El balance de situación de una empresa es un documento contable que muestra la situación económica y financiera de ésta en un momento dado, es decir, es una fotografía de la compañía en un preciso instante. ¿Y qué muestra esta imagen? Por un lado muestra todas las inversiones hechas por la empresa y bienes que posee mientras que en el otro lado muestra cómo ha financiado dichas inversiones. Por tanto, el balance esta estructurado de la siguiente manera:

balance

El Activo son todos aquellos bienes tangibles e intangibles que posee la empresa y son susceptibles de producir rendimientos futuros. Siempre se encuentra en la parte izquierda del balance y los bienes/inversiones se ordenan según su liquidez, es decir, según la facilidad en la cual ese bien se puede convertir en dinero. El dinero en sí es el bien más líquido que hay (ya que es dinero) mientras que un local o una casa es un activo poco líquido, ya que se necesita un proceso más largo para poder venderla y obtener el dinero. El activo se divide entre no corriente y corriente. En el primero se incluyen todos aquellos bienes que no se convertirán en dinero en menos de un año, también llamados activos fijos, mientras que los segundo son los más líquidos y que serán convertidos en dinero en menos de un año, también llamados activos circulantes.

El Pasivo son todas aquellas obligaciones que tiene la empresa con terceros, es decir, todo el dinero que ha pedido prestado (en sus múltiples y diferentes formas) y tiene que devolver. Se ordena según su exigibilidad, es decir, según la fecha en la cual la empresa tiene que satisfacer los pagos. También se divide en dos partes: no corriente y corriente. Siguiendo la misma lógica que en el activo, los primeros es cuando la devolución del dinero se tiene que hacer en un periodo mayor a un año mientras que los segundo en menos de un año.

El Patrimonio Neto se define como la parte residual de los activos una vez descontados todos los pasivos de la empresa. Es la parte que pertenece a los dueños de la empresa e incluye las aportaciones hechas por los socios, los beneficios obtenidos en el pasado y otro tipo de cuentas.

El balance tiene que satisfacer una ecuación muy sencilla y a la vez lógica, la suma del pasivo total y del patrimonio neto tiene que ser igual al activo de la empresa. Si a la hora de configurar el balance no se cumple, quiere decir que no se ha calculado correctamente.

El síndrome del cortoplacista

el sindrome del cortoplacista

En la vida y en el día a día hay que tomar decisiones constantemente, a nadie se le escapa. Algunas tan absurdas como que camisa ponerse o qué tipo de pasta comprar, otras un poco más importantes como apuntarse a inglés o a clases de salsa y otras tan importantes como si estudiar carrera universitaria o ponerse a trabajar. Cada una de ellas tienen unas consecuencias en menor o mayor proporción en el tiempo. En la vida económica pasa exactamente lo mismo,  las empresas, Estados, las familias y los individuos tienen, o mejor dicho tenemos, que tomar decisiones económicas con sus respectivas consecuencias.

En muchos casos, la gente toma decisiones buscando la satisfacción inmediata y cuando más alejado esté en el tiempo la recompensa o el fruto de la acción, más reticente está a llevarla a cabo. También ocurre que solo se piensan en las posibles consecuencias positivas, pero no se quiere pensar en las negativas. Donde quiero llegar es que en muchas ocasiones solo se toman decisiones para el corto plazo sin pensar en el largo plazo, obviando que es más importante el segundo para tener una salud financiera estable. Para hablar de esto, que yo llamo el síndrome del cortoplacista, utilizaré tres agentes económicos que en ocasiones sufren de este fenómeno: Estado, empresa y familia (o individuos).

El principal agente que sufre de este síndrome es el Estado y la razón es muy sencilla, el partido político que entra en el poder tiene cuatro años de vida asegurados, por tanto no les suele interesar tomar decisiones a más tiempo vista. Es aquí donde empieza el primer gran error: la educación. En España necesitamos un profundo cambio educacional, hacer un proyecto ambicioso a largo plazo, para garantizar a las siguientes generaciones un sistema fuerte y sólido. Para mi, la salida de la crisis empieza en este punto, ya que sufrimos un gran problema de ética, valores y moral. ¿Qué pasa? No interesa a los de arriba dedicar gran cantidad de tiempo y recursos en un fin cuyos resultados no se verán dentro de una generación posterior y por tanto no se podrán colgar posibles medallas. Sin hablar que el siguiente gobierno seguramente cambiará todo el proyecto estableciendo uno de nuevo. Pero no solo en la educación, sino en los asuntos puramente económicos pasa lo mismo: mercado del trabajo, sistema financiero, presupuestos, sistema de pensiones… Quieren tomar decisiones a corto plazo pensando en su corta esperanza de vida en el poder, cuando realmente necesitamos profundas reformas.

Después ya pasamos a las empresas, donde sus dirigentes quieren buscar abundantes beneficios y por eso se toman medidas a corto plazo. Evidentemente, no se produce en todas las empresas, ni mucho menos, pero sí que es cierto que hay una cierta tendencia. Sobretodo en las compañías cotizadas, que buscan el incremento rápido del precio de la acción. También es verdad que hay situaciones que requieren el uso de estas medidas, cuando, por ejemplo, la empresa se está dirigiendo a la quiebra o hay algún imprevisto importante. En estos casos, urge tomar decisiones rápidas y eficaces para evitar el desastre. Con todo esto no quiero decir que no se hayan que tomar decisiones a corto plazo, ni mucho menos, sino que hay que tener en cuenta todos los plazos posibles para así garantizar la continuidad y sostenibilidad de la empresa y su creación de valor. El problema es que a veces los directivos se olvidan de un buen plan estratégico en un horizonte temporal lejano, buscando colgarse medallas inmediatamente. Desde mi punto de vista, esto solo puede traer problemas.

Finalmente, el otro agente económico donde encontramos casos de síndrome del cortoplacista es en la unidad familiar, tanto familias como individuos. Aquí he llegado a oír todo tipo de historias, pero todas tienen en común el consumo y satisfacción inmediata que se busca, sin pensar en las consecuencias futuras de éstas. A veces la gente pide una hipoteca sin pararse a pensar durante cuánto tiempo tendrá que ir pagando al banco y cuánto supone esto de su sueldo. La persona o personas ven una casa de ensueño para vivir, pero después de firmar y pararse a leer dicen: ¿tantos años tendré que pagar y esta cantidad de dinero? (que quede claro que no estoy hablando de las posibles actuaciones dudosas de los bancos, sino de la parte más clara de una hipoteca). Otros que pagan una importante entrada al contado para una casa sin saber si el banco les concede la hipoteca. De la misma forma en que empiezan a pagar viajes, coches, pedir préstamos, pero tienen deudas pendientes con otras empresas o personas. Muchos, conducidos por la irracionalidad humana, no ven más allá de tener lo que se quiere, sin pensar en lo que cuesta realmente.

En definitiva, quería hacer esta reflexión desde hace tiempo y que he apodado el síndrome del cortoplacista. Evidentemente no estoy generalizando ni diciendo que todo el mundo haga lo mismo, pero si que es destacable que hay personas que no miran más allá de mañana en cuanto a asuntos económicos se refiere. Para eso, tanto  la familia, empresa o gobierno tienen que quitarse esa venda en los ojos que les impide ver más allá y poder hacer una fuerte planificación pensando en el futuro y no solo en el presente.

Pere Antoni Taberner

¿Qué es la tasa de paro?

paro

Todo el mundo sabe qué es la tasa de paro  y mucha gente pensará que no hace falta escribir una entrada sobre este tema, pero creemos que es interesante explicar cómo se calcula. Para empezar, ¿A quién se considera desempleado? ¿Sobre qué población se calcula el porcentaje? ¿Todos los habitantes del país o región? ¿Solo los mayores de edad? Además, ¿cómo se recogen los datos? ¿Van casa por casa a preguntar? Mejor vamos a desvelar la respuesta de todas estas preguntas. Continue reading

Reseña “El hombre que cambió su casa por un tulipán”

El hombre que cambió su casa por un tulipán

El autor, Fernando Trías de Bes, es economista especializado en mercadotecnia e innovación y escritor de libros de economía/empresa y de obras de ficción. Estudió Ciencias Empresariales en ESADE, donde después hizo un MBA conjuntamente con la Universidad de Michigan. Actualmente escribe para El País Semanal y para el suplemento “Dinero” de La Vanguardia. Es profesor asociado de ESADE y socio-fundador de Salvetti&Llombart.

Fernando Trías de Bes nos ofrece un ensayo sobre las burbujas económicas, el cual recibió el Premio de Temas de Hoy 2009. En la primera parte del libro, nos explica las principales burbujas de la historia, empezando con la famosa Tulipomanía en Holanda, pasando por la de los Mares del Sur, el crac de 1929, la de Japón de los años 90 y terminando con la burbuja inmobiliaria más reciente. Con una expresión entretenida y muy cercana, consigue explicar con gran detalle lo ocurrido en cada una de ellas. Personalmente, es un tema que siempre me ha llamado la atención y nunca había encontrado explicaciones con tanto detalle sobre las famosas burbujas.

En una segunda parte, hace un análisis de lo que el autor llama el “Síndrome del necio”. Hace referencia al comportamiento de las personas inmersas en la burbuja y que no ven más allá de ganar dinero fácilmente. Describe el comportamiento de un especulador en 10 síntomas, ordenados por orden cronológico dentro de una burbuja. En cada uno, pone los ejemplos reales vistos en el pasado.

En esta parte, dedica un apartado a clasificar los diferentes tipos de burbujas que existen mostrando las diferentes características de cada una de ellas y diferenciándolas. Para mi, es la parte más interesante del libro, por el carácter didáctico que supone y por lo interesante que es la clasificación que propone.

Finalmente, hace una reflexión y conclusión de lo que tenemos que aprender de las burbujas para no volver a caer en ellas, así como un análisis de lo que ha ido fallando y buscando responsabilidades. Me parece muy curioso el epílogo del libro porque básicamente pienso lo mismo y siempre lo he dicho. Éste se llama “La próxima burbuja”, en la cual habla que no sabe cuándo, cómo y dónde ocurrirá la siguiente burbuja, pero seguro que seguirá el esquema de las cinco anteriores. Y termina el libro con la siguiente frase: “Por desgracia, la gente siempre olvida”.

Finalización de la Campaña de Fomento de la Lectura

El pasado 30 de junio finalizó la campaña de fomento de la lectura impulsada por el Gremi de Llibreters de Mallorca con la colaboración de Mallorablogs y el apoyo del Consell de Mallorca. Los blogueros hemos colaborado con un total de 33 reseñas, de las cuales Economía para Principiantes participó con la reseña del libro “El Capital en el siglo XXI” de Thomas Piketty.

A partir de ahora seguiremos utilizando esta sección de manera autónoma haciendo reseñas de libros de economía que vayamos leyendo, eso quiere decir que las siguientes reseñas no estarán relacionadas con la campaña mencionada. Era una sección que teníamos pensado desde hace un tiempo, y la oportunidad de colaborar con el Gremi de Llibreters de Mallorca nos permitió iniciar con este proyecto, aportando nuestro granito de arena. Ahora seguiremos nuestro propio camino en la promoción de la lectura y la recomendación de libros económicos.

La primera reseña que estamos preparando es la del libro “El hombre que cambió su casa por un tulipán” del economista español Fernando Trías de Bes, un interesante ensayo sobre las burbujas económicas. Tema que ya hemos tratado en el blog:

¿Qué es una burbuja económica?

– Reflexiones sobre las burbujas económicas más famosas de la historia

¿Qué es un corralito?

corralito

Aprovechamos las notícias de los úlitmos días sobre Grecia para explicar brevemente el siginificado de esta palabra, su origen y el por qué de su aplicación. Hace unos años hubo ciertos rumores sobre un posible corralito en España y en el 2001 se produjo el famoso corralito en Argentina, así que vamos a despejar las dudas alrededor de este concepto.

La palabra corralito es la forma informal que se le denomina cuando un gobierno establece medidas de control de capital en el país, más concretamente, limitaciones en la salida de capital de los bancos. De hecho, el origen de la palabra que hace referencia este post se remonta al 2001 en Argentina y el creador es el periodista Antonio Laje. En español, corral hace referencia a una superficie cerrada donde hay animales en su interior, a veces en forma de jaula. Y más concretamente la RAE define corralito como ese parque cerrado para niños. Por tanto, vemos el símil que se hace con el de un país en el cual los ciudadanos no tienen libertad de poder sacar su dinero del banco.

En resumen, podemos definir corralito como la limitación que se pone en un país a la retirada de dinero en efectivo en los bancos por parte de sus clientes . Pero, ¿por qué un gobierno decide poner este tipo de límites? Se establecen para evitar pánicos bancarios, en los cuales los ciudadanos empezarían a sacar todo su dinero en el banco, llegando al punto de que las entidades financieras no tendrían suficiente dinero para poder entregar a sus clientes y por tanto, entrarían en quiebra. Si pasa lo mismo en todos los bancos de un país, el sistema financiero se colapsaría. Por tanto, se establece un corralito para evitar la quiebra de los bancos y la caída del sistema financiero. Un ejemplo singular de cómo un banco puede quebrar ante esta situación, es la reciente quiebra del Banco de Madrid. Según la versión oficial, sus clientes empezaron a sacar sus depósitos y cuentas corrientes ante los problemas de la matriz, el Banco Privado de Andorra, conduciendo al Banco de Madrid a la quiebra. Debido al tamaño del banco y del motivo (blanqueo de capitales de la matriz), el problema no se extendió más allà del banco.

En Grecia, ante los problemas con el pago de sus deudas con la Troika y ante no llegar a un acuerdo, el escenario de un impago es más probable, así como una posible salida del euro. Esta combinación de sucesos hace que la gente quiera retirar su dinero de los bancos helenos, al no estar seguros sus ahorros en ellos. Las principales medidas tomadas son el cierre de os bancos helenos y la bolsa de Grecia hasta el 6 de julio, así como la limitación de la retirada de 60€ por persona y día en los cajeros automáticos. Matizar que cualquier persona con una tarjeta de crédito expedida fuera de Grecia no tiene esa limitación y las pensiones se pueden cobrar sin ningún problema.

¿Qué es el riesgo moral?

riesgo moral

El riesgo moral es un término que se puso de moda con la crisis económica, a raíz de las dudosas actuaciones de los bancos y entidades financieras. En inglés, moral hazard, es un concepto económico que existe desde hace tiempo. El primero en hablar de ello fue el padre de la economía moderna, Adam Smith, en el famoso libro “La riqueza de las naciones” en 1776.

El riesgo moral hace referencia a las actuaciones que hace un individuo cuando las personas que sufren sus acciones negativas no tienen toda la información del primero. Explicado de otra forma, cuando las acciones de una persona repercuten negativamente en otras personas, siendo el primero el único que tiene toda la información y sabe las consecuencias. En finanzas, se puede entender cuando una persona o entidad asume más riesgos en sus inversiones porque las ganancias serán para ellos mientras que las pérdidas las asumirán otras personas. Los que sufren la parte negativa, no pueden hacer nada porque no hay infromación perfecta y no saben las intenciones exactas.

En la crisis económica, podemos ver esto en las actuaciones de los bancos, como hemos dicho antes. Los directivos se veían incentivados a asumir más riesgos de los debidos, ya que en caso de salir bien sus inversiones se traducía en unos generosos bonus a final de año para ellos, mientras que si las actuaciones salían mal y el banco entraba en problemas, sabían que el gobierno les ayudaría.

El ejemplo tradicional que se ha puesto siempre, es el de los seguros. Una persona que tiene su coche asegurado a todo riesgo, los incentivos a ir con cuidado y tratar bien al coche son muy bajos. Sabe que en caso de cualquier rasguño, problema o accidente, el seguro lo cubre todo. En este caso, el seguro es el que sufre las acciones negativas de la persona que asume más riesgo, ya que el dueño del coche sabe que no tendrá que afrontar los posibles problemas de sus acciones. Para arreglar esto, los seguros pusieron las franquícias. Esto es una cantidad prefijada en el contrato, la cual el seguro no lo cubre. Por ejemplo, si estamos hablando de una franquícia de 500€, ante cualquier problema, los primeros 500€ los paga el asegurado mientras que el resto se encarga el seguro. (Definición técnica y más detallada de franquícia: aquí)

Aquí adjuntamos un magnífico video de La Vanguardia, donde el economista Xavier Sala i Martin explica con más detalle los ejemplos de los seguros y los bancos:

Reseña “El capital en el Siglo XXI”

Capital siglo XXIHoy en Economía para Principiantes y en Paraula de Llibreter traemos la reseña del libro “El Capital en el siglo XXI” de Thomas Piketty. El libro lo fuimos a recoger en la Llibreria Campus, situada en la carretera de Valldemossa km 7,5, dentro de la Universitat de les Illes Balears. El libro nos fue cedido dentro de la campaña de fomento de la lectura del Gremi de Llibreters de Mallorca, con el apoyo del Consell de Mallorca y el gran trabajo de Mallorcablogs.

El autor, Thomas Piketty, es un economista francés especializado en el estudio de las desigualdades económicas y de la distribución de la renta. Es actualmente profesor asociado en la Escuela de Economía de París y desde el 2000 es director de estudios de École des Hautes Études en Sciences Sociales. Gran parte de todos los libros que ha publicado son estudios económicos de su especialización.

En este libro, Thomas Piketty nos ofrece un profundo análisis económico de la desigualdad en la distribución de la renta y del capital/patrimonio en los principales países del mundo. El periodo de análisis comprende desde el siglo XVIII hasta la actualidad, haciendo una predicción de cómo se comportarán estas distribuciones a lo largo del siglo XXI. Por tanto,  estamos ante un libro con una cierta complejidad de ámbito económico.

Al principio del libro, el autor comenta que su objetivo es que sea un libro dirigido para todos los públicos y que todo los detalles técnicos propios del estudio se pueden encontrar en una página web que detalla, abierta a todos los lectores. A mi parecer, después de haber leído todo el libro, encuentro que no es un libro dirigido a cualquier persona por dos motivos. El primero es por el alto contenido de conceptos económicos que contiene el libro. Es cierto que el autor define todo tipo de concepto, toda fórmula o ecuación que utilice así como el método de análisis utilizado, poniendo ejemplos clarificadores. Pero de todas formas, bajo mi punto de vista, el lector tiene que estar familiarizado un poco con toda esta jerga para entender correctamente todos los análisis y conclusiones que hace.

El segundo motivo es que el lector tiene que estar muy interesado en la temática. Hay que recordar que es un libro de casi 800 páginas donde explica gráficos, tablas y sus conclusiones. En las páginas que se dedica a interpretar los gráficos y tablas se pueden llegar a hacer pesadas y lentas, pero hay que recordar que es totalmente necesario ante el tipo de libro que estamos. Es por eso que hay que estar motivado por la temática de desigualdad de renta y patrimonio.Resaltar que no es una crítica hacia el libro o el autor, sino una indicación sobre a qué público está dirigido el libro desde mi punto de vista.

Entrando en el contenido del libro, el autor realiza un profundo análisis, entrando en un gran grado de detalle para explicar el porqué de los datos con unas buenas conclusiones y bien argumentadas. Esto no quiere decir que esté de acuerdo con todas sus reflexiones y soluciones, pero hay que reconocer que defiende bien sus interpretaciones.

Volviendo al tema de las páginas más densas, si bien es cierto que es normal que sea un poco espeso el texto, el autor o los traductores, consiguen hacer una prosa más ligera y entretenida si comparamos con otros textos de estudios económicos, permitiendo una lectura más amena.

Como conclusión final, estamos ante un libro que nos permite dar una visión general y particular de cómo ha ido evolucionando la distribución de la renta del trabajo y del capital en los países y la distribución de la posesión del capital, explicando los factores clave en cada momento que han motivado tales movimientos. Al mismo tiempo, el libro nos transporta a un viaje a lo largo de la historia mundial, destacando grandes acontecimientos como la Revolución Francesa, la Primera y Segunda Guerra Mundial. El autor nos enseña como el periodo 1914-1945, supone una cambio radical en la distribución de las rentas y capital, pasando de máximos históricos de desigualdad en vísperas de la Primera Guerra Mundial a un aumento de la igualdad al terminar la Segunda, debido a la dureza y a la destrucción de éstas. A partir de ese momento, se ha iniciado otro periodo de aumento de desigualdad hasta día de hoy.