¿Qué es la banca en la sombra?

banca en la sombra

Desde el inicio de la crisis la banca en la sombra cogió más peso en la economía y en los medios de comunicación. Hoy en día se sigue hablando de este tipo de banca y que hay que hacer al respecto. El nombre puede dar pie a interpretación erróneas o no del todo ciertas, por esa razón, explicaremos de forma breve en qué consiste la banca en la sombra.

El sistema bancario en la sombra compone todas aquellas instituciones financieras no bancarias que realizan casi la misma función que un banco, pero al no ser categorizado como tal, no están sometidos a la misma regulación y control. Es decir, se encargan de canalizar el dinero en el sistema financiero. Estas instituciones financieras son los hedge funds/fondos de capital riesgo y fondos de inversión. También hay expertos que incluyen las Socimis, Sicavs y el crowdfunding.

El término fue acuñado por el economista Paul McCulley en una conferencia en el 2007 y desde entonces ha ido cogiendo fuerza hasta el punto que instituciones y organismos oficiales lo han ido definiendo y utilizando. La problemática de todo esto es que no están regulados como bancos, por tanto, según dicen los expertos, se está asumiendo más riesgo y poniendo en peligro la estabilidad del sistema financiero.

A raíz de la contracción de la concesión de crédito por parte de los bancos durante la crisis, estas instituciones han ido cogiendo peso y haciendo parte de la función de los bancos. La banca en la sombra se dedica a recolectar el dinero de los inversores y canalizarlo hacia las empresas mediante la compra de acciones y/o bonos corporativos. En el caso de proyectos o empresas pequeñas son lo inversores pequeños que financian directamente (business angels o crowdfunding).

¿Qué es la selección adversa?

selección adversa

Puede ser que el concepto “selección adversa” no sea muy conocido, pero la verdad es que está más presente en el día a día de lo que uno piensa. Por ejemplo, a la hora de contratar un seguro, al ir a comprar un coche o una bici de segunda mano, en los mercados financieros… Seguramente, así como vayamos explicando qué es y poniendo ejemplos en la vida real, uno vaya viendo que realmente varias veces en la vida se ha encontrado en esta situación.

La selección adversa es aquella situación en que en un contexto de compraventa de  un producto o productos, una de las partes tiene mucha más información y conocimientos sobre el bien que se está vendiendo que la otra parte. Esto supone que la parte con menor información no es capaz de valorar el producto correctamente y poder asignar un precio justo para éste, sin poder distinguir los productos de buena calidad con los de mala. Esto crea un mercado con información asimétrica, es decir, compradores y vendedores no tienen la misma información disponible.

Comparando los productos de alta calidad con los de baja, los compradores están dispuestos a pagar un precio medio, al no ser capaces de distinguir la calidad de los bienes. Esto crea una situación en que el vendedor no quiere vender el producto de buena calidad al precio que ofrece el comprador y  éste último está dispuesto a ofrecer más dinero por un producto de mala calidad. Por tanto, se termina viniendo solo los productos de peor calidad.

Uno de los ejemplos más conocidos es el modelo del mercado de limones. El Premio Nobel de Economía en el 1971, George Akerlof, investigó  los mercados con información asimétrica y desarrolló esta teoría. El laureado economista describió el mercado de coches de segunda mano  como un mercado con dos tipos de productos: los coches malos (limones) y los buenos (melocotones). Solo los vendedores saben cuales son los coches de buena calidad. Los compradores, al no tener el suficiente conocimiento, no saben distinguir la calidad de los coches y por tanto sólo están dispuestos a pagar un precio medio por los coches (como hemos explicado anteriormente). De esta forma, los coches buenos (los melocotones) no se ponen a la venta al estar retenidos por los vendedores (por su buena calidad), mientras que solo se ofrecen  los “limones”, creando un mercado pobre, con poca oferta.

La selección adversa también se puede ver en el mercado de seguros. A la hora de contratar un seguro, solo el cliente tiene toda la información disponible sobre él mismo, mientras que la aseguradora no conoce a la persona y su entorno. De esta forma, las aseguradoras establecen primas (el equivalente al precio del seguro) con menos información. Por ejemplo, en un seguro de vida la persona sabe si es fumadora o no, los antecedentes familiares, si bebe mucho o no… y puede mentir a la aseguradora a la hora de facilitar la información a la compañía.

En los mercados financieros pasa tres cuartos de lo mismo. Cuando una empresa emite acciones o bonos corporativos en el mercado primario (consultar diccionario), solo los ejecutivos tienen toda la información de la compañía, mientras que los inversores tienen que confiar con los datos que le facilita ésta. Por tanto, el precio que están dispuesto a pagar los inversores (compradores) está formulado con menos información que la que realmente tiene la  empresa emisora (vendedora).

¿Qué es el Mecanismo Único de Supervisión?

mecanismo único de supervisión

El Mecanismo Único de Supervisión (MUS) es el sistema de supervisión bancaria europeo. Formado por el BCE y las autoridades supervisoras nacionales de los diferentes países de la UE. Tiene como objetivos, supervisar la seguridad y la solidez del sistema bancario europeo así como asegurar la estabilidad y la integración financiera europea.

El MUS, lo que vela es por tener una rápida actuación frente a posibles problemas y contratiempos en el sector financiero. La supervisión bancaria puede consistir en revisiones periódicas, investigaciones de la entidad supervisada, la concesión o la revocación de licencias bancarias, supervisar adquisiciones bancarias o ventas de participaciones, hacer cumplir las normas prudenciales de la UE o aumentar los requerimientos de capital con tal de así prevenir riesgos financieros.

El Mus supervisa a las entidades de crédito que puedan ser relevantes (entidades consideradas significativas) ante un posible riesgo financiero, ésta es la manera directa. Las no consideradas significativas son supervisadas por las autoridades nacionales con la cooperación del BCE. En todo caso es el BCE el que decide si lo hace de forma directa o indirecta.

Es una institución dependiente de las directrices del BCE. Está formado por países que tienen la moneda de Euro y por otros que aún no tener dicha moneda deciden voluntariamente participar estableciendo una cooperación estrecha. Los países que no forman parte del MUS, es el propio BCE el que establece el tipo de cooperación especial con un dossier de entendimiento.

Forma uno de los dos ejes vertebradores por los cuales se erige la unión bancaria europea, el otro es el Mecanismo Único de Resolución (MUR).

El MUR tiene el propósito de garantizar la resolución ordenada de los bancos en quiebra con un coste mínimo para los contribuyentes y la economía real. Está compuesto por la Junta Única de Resolución y por un fondo común de resolución financiado por el sector bancario.

La Junta única de Resolución es el principal órgano del MUR y decide acerca de los sistemas de resolución para bancos en quiebra. Tiene competencia directa con las fases de planificación y resolución de los bancos transfronterizos y grandes bancos de la unión bancaria supervisada por el BCE. Es el responsable en última instancia de todos los bancos de la unión bancaria.

Finalmente el Sistema Europeo de Supervisión Financiera, SESF, es el sistema de autoridades macroprudenciales y microprudenciales, formado por supervisores nacionales y europeos, por ello descentralizado, para asegurar una supervisión financiera coherente dentro de la UE. Tiene como objetivos finales una cultura común de supervisión y facilitar la realización del mercado único europeo. Actualmente está sufriendo cambios a causa de la introducción de la unión bancaria.

¿Qué es un DAFO?

La entrada de hoy es un poco especial, básicamente porque sabemos que no es un concepto muy utilizado en el día a día, sino que es más un término técnico que se utiliza en el ámbito académico y empresarial. De todas formas, creemos que es interesante poder explicar qué es un DAFO y por qué es tan famoso en el mundo empresarial.

La palabra DAFO viene de la siglas en español Debilidad, Amenaza, Fortaleza y Oportunidad (SWOT en inglés, Strengths, Weaknesses, Opportunities and Threats) y es una matriz 2×2 donde se refleja el estado actual de una empresa o proyecto. La matriz puede adoptar una forma muy parecida a la siguiente (remarcar que el orden de los cuadrantes puede variar, pero la idea es siempre la misma):

DAFO

Por tanto, vemos que el análisis se divide en dos partes: interno y externo.

En el análisis interno podemos encontrar el estado de la empresa o proyecto puerta hacia adentro, es decir, hacer un estudio de las características de la organización. A la vez, se divide en dos partes:

  • Debilidad: como bien indica la palabra hace referencia a las debilidades de la empresa, ya sean capacidades, recursos disponibles, productos, habilidades… Un ejemplo sería en una empresa de helados que tiene una máquina que tarda 5 minutos en hacerlos y la competencia tiene una que solo invierte 2.
  • Fortaleza: mientras que en este apartado se describen los puntos fuertes de la empresa. Véase una empresa de botellas de agua que está situada justo en una montaña con una agua de calidad.

En el análisis externo se realiza un estudio de lo que rodea la empresa o proyecto, es decir, del entorno de éstos. puertas hacia fuera. Como bien se puede intuir, el análisis externo se divide en dos:

  • Oportunidades: recoge todos aquellos factores del ambiente de la empresa que son favorables al negocio o proyecto. Un ejemplo sencillo: en una empresa de transporte sería la continuada bajada de precio de la gasolina.
  • Amenazas: justo lo contrario que el punto anterior, todos aquellos factores adversos o perjudiciales para la organización. Por ejemplo, en una inmobiliaria sería una amenaza la subida del precio de las hipotecas.

La pregunta clave, ¿para qué sirve un DAFO?

Cuando se necesita hacer un análisis de una empresa o proyecto, el DAFO es una gran herramienta que te permite dar una visión general interna y externa. La necesidad de la elaboración de una DAFO se puede encontrar:

  • En un plan de negocio o business plan.
  • En el desarrollo del plan estratégico de una empresa/proyecto.
  • En la presentación de la empresa ante unos inversores en busca de financiación.
  • Para pedir un préstamo a una entidad financiera,
  • Hacer un simple estudio de la empresa/proyecto.
  • En cada unos de los departamentos de una empresa, para poder formular sus estrategias y acciones (marketing, recursos humanos, información tecnológica…)

La idea, una vez realizado y estudiado el DAFO, es tomar decisiones y realizar planes de acción para mantener las fortalezas y aprovechar las oportunidades, así como minimizar las debilidades e intentar suprimirlas. En cuanto a las amenazas, hay que decidir cómo evitar su incidencia en la empresa.

¿Qué es una OPA?

OPAEn la entrada de hoy hablaremos sobre lo qué es una OPA, es decir, oferta pública de adquisición. Hace algunos años en las medios de comunicación se habló sobre la OPA de Endesa que tuvo tanta repercusión y llevó tanta polémica. Por eso, creemos que es una buena idea explicar qué es una OPA y qué significa para que la próxima vez que aparezca esta palabra en las noticias o en un artículo de diario se pueda saber de qué se habla.

Una oferta pública de adquisición (OPA) es cuando una empresa o varias hacen una oferta, a un precio determinado, para comprar las acciones de otra empresa que cotiza en bolsa con el objetivo de hacerse con el control de ésta. Dos características fundamentales de este proceso son: el precio de oferta es mayor que el precio de cotización en el mercado bursátil y la empresa ofertante es de mayor tamaño que la empresa objetivo. Si el precio estuviese por debajo del precio de cotización, a los accionistas no les interesaría vender las acciones. Por eso, es necesario un precio mayor que incentive a los poseedores a vender las acciones. Por el otro lado, si la empresa ofertante es más pequeña que la grande no tendría poder financiero suficiente para llevar a cabo el proceso.

La oferta va dirigida a los poseedores de las acciones de la empresa que se quiere adquirir y por tanto, éstos tienen que decidir si quieren vender o no las acciones a la compañía. La OPA se tiene que comunicar a la CNMV y la contraprestación de ésta puede ser con dinero, acciones o una combinación de éstas dos.

La oferta se puede producir de dos maneras: amistosa o hostil. Una OPA amistosa es cuando la compañía ofertante llega a un acuerdo (en porcentaje de acciones y precio) con la junta de ejecutivos de la empresa que se quiere adquirir. Mientras que la OPA hostil es cuando se realiza la oferta a los accionistas sin la aprobación de la cúpula de ejecutivos o sin comunicárselo a ellos.

De la misma forma se puede clasificar una OPA como parcial o total. Una OPA parcial es cuando la oferta es sobre una parte del total de las acciones en circulación mientras que una OPA total es sobre todas las acciones de la empresa objetivo.

Finalmente, para aquellos que quieran saber más sobre la historia de la OPA a Endesa aquí adjuntamos un enlace al diario El Mundo que explica de forma muy breve qué ocurrió.

¿Qué es la aversión al riesgo?

aversión al riesgo

En la entrada de hoy hablaremos de un concepto muy interesante y muy presente en muchas situaciones, pero que no es habitual que aparezca en los medios de comunicación. Seguramente, muchos de vosotros, lectores, os habréis encontrado en situaciones en las cuales habéis mostrado vuestra aversión al riesgo, sobretodo si habéis estado ante elecciones de inversión.

La aversión al riesgo es aquel miedo que tenemos las personas al riesgo, es decir, el respeto que le tenemos a la hora de tomar decisiones con un cierto riesgo. Evidentmente, comparada con otra decisión con menos riesgo. Por tanto, podemos definir la aversión al riesgo como aquella preferencia que tiene el ser humano ante dos elecciones, elegir la opción con menos riesgo aunque la otra opción con más riesgo suponga más beneficiosa.

El típico ejemplo que se pone es si a una persona se le deja elegir entre 100€ inmediatamente o 200€ a cara-cruz (es decir, 50% de probabilidad de obtener 200€), suele decantarse por la primera opción.  La esperanza matemática de la segunda, es decir, el valor de la opción es 100€ (200€*0,5=100€), por tanto, matemáticamente es lo mismo. Pero en la segunda opción puedes ganar 200€ o nada. El miedo de no ganar nada, hace que mucha gente prefiera asegurarse los 100€.

Evidentemente no todas las personas son adversas al riesgo, hay quienes elegirán la opción con más riesgo o utilizarán otro criterio para su elección. Por eso es posible hacer una clasificación de  las personas según el riesgo que están dispuestos a asumir. Éstas se pueden clasificar en tres grupos:

  • Neutros al riesgo: eso quiere decir que ante dos elecciones con el mismo valor esperado pero diferentes riesgos, es indiferente.
  • Amante del riesgo: prefiere la opción con más riesgo ante dos opciones de mismo valor. En el ejemplo anterior sería lanzar la moneda.
  • Aversión al riesgo: prefiere la opción con menor riesgo. En este caso elegiría los 100€ directamente.

Como hemos comentado antes, la aversión al riesgo suele ser recurrente en el mundo de las finanzas y la inversión. Muchas entidades financieras hacen cuestionarios a sus clientes, inversores, para conocer su aversión al riesgo y así poder invertir su dinero de acuerdo con su disposición a asumir riesgo en las operaciones. De esta forma, la entidad en cuestión puede gestionar el patrimonio de forma más afín a las preferencias del cliente.

Reseña “¿Dónde estamos?” del profesor Gay de Liébana

Hace un mes, paseando entre libros vi este ejemplar en una mesa y rápidamente me llamó la atención. Tanto por el título como por el autor, José María Gay de Liébana, profesor de mi universidad, la Universidad de Barcelona. Es Doctor en ciencias económicas y sociales y en derecho. Gay de Liébana es muy conocido por sus apariciones en la televisión dando su punto de vista de la realidad económica y ser capaz de explicar qué está sucediendo de forma sencilla.

Al leer el título y la contraportada quise comprarlo enseguida porque me parecía muy interesante ya que sugería que daba una visión actual de cómo está España en lo que economía se refiere. Ahora, después de haberlo leído, el libro no me ha defraudado nada y, de hecho, ha superado con creces mis expectativas.

El autor, nos da una visión macroeconómica de España, comentando uno por uno los datos macros más importantes de un país (PIB, inflación, paro…) de los últimos años, ayudado por gráficos y comparados con otros países. Uno de los temas que indaga en profundidad es el del mercado laboral y el gran problema que hay. También toca temas tan importantes como la deuda, la excesiva pobreza que hay en España, la Unión Europea… Por tanto, con el libro podemos tener una visión de la salud económica española y ver todos los temas de actualidad.

Mi intención no es entrar en profundidad en el contenido del libro, no pretendo que las reseñas sean resúmenes de los libros, sino más bien una opinión de que me ha parecido. En este caso, me gusta que el autor da en todo momento su opinión de cada tema y habla  de forma directa y sin tapujos, criticando o alabando a quien sea o lo que sea. Además, ofrece una visión un poco pesimista (o al menos comparada con la que nos intentan transmitir desde el Gobierno) de la economía española. Estamos progresando a poco a poco, pero aún quedan muchas cosas que mejorar y hay que ir con cuidado en decir que España ya está recuperada.

Muchos os estaréis preguntando a ver si es un libro fácil de leer y si se necesitan muchos conocimientos económicos. A mi, personalmente, me ha parecido que es un libro con una prosa muy bien escrita y entendible. En cuanto a conocimientos, no hace falta saber demasiado, de hecho, seguro que aprendéis muchas cosas nuevas. Solo es necesario saber algunos conceptos como PIB, deuda pública, inflación…  Todos ellos explicados en este blog, por cierto.

En definitiva, es un gran libro que te explica la situación económica de España de forma clara y concisa. El autor consigue hacer un texto muy bien escrito pero fácil de entender a la vez. Hay que recalcar que es un libro que se tiene que leer ahora, porque dentro de un año, por ejemplo, habrán sucedido nuevos eventos económicos y los datos  se habrán movido hacia una dirección u otra.

Reseña “Un paso por delante de Wall Street” de Peter Lynch

un paso por delante de wall street

Peter Lynch es uno de los gestores de fondos más conocidos y respetados en el mundo de la inversión. Entre el 1977 y 1990 estuvo como gestor del fondo Magellan en Fidelity Investments, consiguiendo un 29,7% de rentabilidad media anual, labrándose una espectacular reputación en el mundo de las finanzas. La filosofía de inversión de Peter Lynch es de largo plazo, más concretamente Growth Investing, es decir, invertir en empresas en crecimiento. Ha escrito tres libros de inversión: “ One up on Wall Street” , “Beating the Street” y “Learn to earn”.

El libro que hablaré hoy es el primero, “One up on Wall Street”, que a principio de este año (2015) la editorial Deusto publicó la versión en español, traducida por Ramon Vilà, con el título “Un paso por delante de Wall Street”. En este libro, el autor nos ofrece su método de inversión de una manera muy simple, con un lenguaje básico y al alcance de todos. Por tanto, es un libro apto para todo el público interesado en el mundo de la inversión sin demasiado conocimientos en la materia. Eso sí, para poner en práctica este sistema sí que se necesitan conocimientos financieros, así como una cierta práctica en el mundo empresarial. A continuación, al hablar del contenido del libro, ya explicaré el porqué.

Peter Lynch nos explica que se fija en una empresa a partir de su experiencia personal como consumidor de los productos y/o servicios que ofrece ésta. Pero evidentemente, no es el único criterio que utiliza para decidir su inversión, sino solo el inicio. Después es necesario iniciar una investigación sobre la empresa: profundizar sobre su historia, cómo empezó, cómo ha ido evolucionando, información sobre los directivos y por supuesto hacer un análisis de los balances, cuentas y ratios financieras. Pero hay que tener en cuenta que no es suficiente con hacer una investigación del pasado, también hay que saber cuál es su plan estratégico de futuro y analizarlo. Es por eso que antes decía que se precisaban conocimientos económico-financieros tanto para la lectura de balances y cuentas, como para el cálculo de ratios, así como tener una cierta visión empresarial.

En el libro nos da una serie de parámetros para poder identificar valores con una buena proyección como que tenga un nombre poco atractivo, que se dedique a una cosa aburrida, que haya pocos analistas siguiendo la empresa… Me llamó la atención dos cosas: la primera, la palabra Bagger (proviene del béisbol) y que él la utiliza para referirse al crecimiento del valor. Es decir, una 10-bagger es una acción que ha multiplicado por 10 su precio desde que se compró, por ejemplo pasando de 10€ a 100€. Es una terminología inventada por él mismo y que va utilizando en su obra. La segunda cosa, es que según el autor, un inversor aficionado tiene mayor ventaja que uno profesional de Wall Street.

A lo largo del libro el autor va mostrando ejemplos de la realidad y, sobretodo, explica experiencias personales, tanto buenas como malas. Hecho que me parece importante, porque normalmente se suele explicar los éxitos de uno mismo, pero nunca los fracasos. En este caso el autor va narrando los errores que ha ido cometiendo en su vida profesional. De esta forma nos permite ver ejemplos reales de su método y así poder ir aprendiendo de sus aciertos y errores.

¿Qué es el balance de situación?

balance

En las noticias es común que al hablar de empresas se mencione el balance de situación, el activo, el pasivo, el patrimonio neto… Si tiene un pasivo excesivo, si tiene un activo poco líquido o frases de este tipo. En esta entrada explicaremos qué es el balance de situación de una empresa, sus partes y el vocabulario más básico que le rodea.

El balance de situación de una empresa es un documento contable que muestra la situación económica y financiera de ésta en un momento dado, es decir, es una fotografía de la compañía en un preciso instante. ¿Y qué muestra esta imagen? Por un lado muestra todas las inversiones hechas por la empresa y bienes que posee mientras que en el otro lado muestra cómo ha financiado dichas inversiones. Por tanto, el balance esta estructurado de la siguiente manera:

balance

El Activo son todos aquellos bienes tangibles e intangibles que posee la empresa y son susceptibles de producir rendimientos futuros. Siempre se encuentra en la parte izquierda del balance y los bienes/inversiones se ordenan según su liquidez, es decir, según la facilidad en la cual ese bien se puede convertir en dinero. El dinero en sí es el bien más líquido que hay (ya que es dinero) mientras que un local o una casa es un activo poco líquido, ya que se necesita un proceso más largo para poder venderla y obtener el dinero. El activo se divide entre no corriente y corriente. En el primero se incluyen todos aquellos bienes que no se convertirán en dinero en menos de un año, también llamados activos fijos, mientras que los segundo son los más líquidos y que serán convertidos en dinero en menos de un año, también llamados activos circulantes.

El Pasivo son todas aquellas obligaciones que tiene la empresa con terceros, es decir, todo el dinero que ha pedido prestado (en sus múltiples y diferentes formas) y tiene que devolver. Se ordena según su exigibilidad, es decir, según la fecha en la cual la empresa tiene que satisfacer los pagos. También se divide en dos partes: no corriente y corriente. Siguiendo la misma lógica que en el activo, los primeros es cuando la devolución del dinero se tiene que hacer en un periodo mayor a un año mientras que los segundo en menos de un año.

El Patrimonio Neto se define como la parte residual de los activos una vez descontados todos los pasivos de la empresa. Es la parte que pertenece a los dueños de la empresa e incluye las aportaciones hechas por los socios, los beneficios obtenidos en el pasado y otro tipo de cuentas.

El balance tiene que satisfacer una ecuación muy sencilla y a la vez lógica, la suma del pasivo total y del patrimonio neto tiene que ser igual al activo de la empresa. Si a la hora de configurar el balance no se cumple, quiere decir que no se ha calculado correctamente.

El síndrome del cortoplacista

el sindrome del cortoplacista

En la vida y en el día a día hay que tomar decisiones constantemente, a nadie se le escapa. Algunas tan absurdas como que camisa ponerse o qué tipo de pasta comprar, otras un poco más importantes como apuntarse a inglés o a clases de salsa y otras tan importantes como si estudiar carrera universitaria o ponerse a trabajar. Cada una de ellas tienen unas consecuencias en menor o mayor proporción en el tiempo. En la vida económica pasa exactamente lo mismo,  las empresas, Estados, las familias y los individuos tienen, o mejor dicho tenemos, que tomar decisiones económicas con sus respectivas consecuencias.

En muchos casos, la gente toma decisiones buscando la satisfacción inmediata y cuando más alejado esté en el tiempo la recompensa o el fruto de la acción, más reticente está a llevarla a cabo. También ocurre que solo se piensan en las posibles consecuencias positivas, pero no se quiere pensar en las negativas. Donde quiero llegar es que en muchas ocasiones solo se toman decisiones para el corto plazo sin pensar en el largo plazo, obviando que es más importante el segundo para tener una salud financiera estable. Para hablar de esto, que yo llamo el síndrome del cortoplacista, utilizaré tres agentes económicos que en ocasiones sufren de este fenómeno: Estado, empresa y familia (o individuos).

El principal agente que sufre de este síndrome es el Estado y la razón es muy sencilla, el partido político que entra en el poder tiene cuatro años de vida asegurados, por tanto no les suele interesar tomar decisiones a más tiempo vista. Es aquí donde empieza el primer gran error: la educación. En España necesitamos un profundo cambio educacional, hacer un proyecto ambicioso a largo plazo, para garantizar a las siguientes generaciones un sistema fuerte y sólido. Para mi, la salida de la crisis empieza en este punto, ya que sufrimos un gran problema de ética, valores y moral. ¿Qué pasa? No interesa a los de arriba dedicar gran cantidad de tiempo y recursos en un fin cuyos resultados no se verán dentro de una generación posterior y por tanto no se podrán colgar posibles medallas. Sin hablar que el siguiente gobierno seguramente cambiará todo el proyecto estableciendo uno de nuevo. Pero no solo en la educación, sino en los asuntos puramente económicos pasa lo mismo: mercado del trabajo, sistema financiero, presupuestos, sistema de pensiones… Quieren tomar decisiones a corto plazo pensando en su corta esperanza de vida en el poder, cuando realmente necesitamos profundas reformas.

Después ya pasamos a las empresas, donde sus dirigentes quieren buscar abundantes beneficios y por eso se toman medidas a corto plazo. Evidentemente, no se produce en todas las empresas, ni mucho menos, pero sí que es cierto que hay una cierta tendencia. Sobretodo en las compañías cotizadas, que buscan el incremento rápido del precio de la acción. También es verdad que hay situaciones que requieren el uso de estas medidas, cuando, por ejemplo, la empresa se está dirigiendo a la quiebra o hay algún imprevisto importante. En estos casos, urge tomar decisiones rápidas y eficaces para evitar el desastre. Con todo esto no quiero decir que no se hayan que tomar decisiones a corto plazo, ni mucho menos, sino que hay que tener en cuenta todos los plazos posibles para así garantizar la continuidad y sostenibilidad de la empresa y su creación de valor. El problema es que a veces los directivos se olvidan de un buen plan estratégico en un horizonte temporal lejano, buscando colgarse medallas inmediatamente. Desde mi punto de vista, esto solo puede traer problemas.

Finalmente, el otro agente económico donde encontramos casos de síndrome del cortoplacista es en la unidad familiar, tanto familias como individuos. Aquí he llegado a oír todo tipo de historias, pero todas tienen en común el consumo y satisfacción inmediata que se busca, sin pensar en las consecuencias futuras de éstas. A veces la gente pide una hipoteca sin pararse a pensar durante cuánto tiempo tendrá que ir pagando al banco y cuánto supone esto de su sueldo. La persona o personas ven una casa de ensueño para vivir, pero después de firmar y pararse a leer dicen: ¿tantos años tendré que pagar y esta cantidad de dinero? (que quede claro que no estoy hablando de las posibles actuaciones dudosas de los bancos, sino de la parte más clara de una hipoteca). Otros que pagan una importante entrada al contado para una casa sin saber si el banco les concede la hipoteca. De la misma forma en que empiezan a pagar viajes, coches, pedir préstamos, pero tienen deudas pendientes con otras empresas o personas. Muchos, conducidos por la irracionalidad humana, no ven más allá de tener lo que se quiere, sin pensar en lo que cuesta realmente.

En definitiva, quería hacer esta reflexión desde hace tiempo y que he apodado el síndrome del cortoplacista. Evidentemente no estoy generalizando ni diciendo que todo el mundo haga lo mismo, pero si que es destacable que hay personas que no miran más allá de mañana en cuanto a asuntos económicos se refiere. Para eso, tanto  la familia, empresa o gobierno tienen que quitarse esa venda en los ojos que les impide ver más allá y poder hacer una fuerte planificación pensando en el futuro y no solo en el presente.

Pere Antoni Taberner